‘Chocolatito’ y yo

Soy feminista, pero me gusta el boxeo. ¡No podría ser del todo perfecta! Este sábado me disfruté en grande la pelea de Román ‘Chocolatito’ González.

Hasta celebré de alegría cuando ganó, aunque la verdad, en mi nulo conocimiento boxístico pensé que había perdido. Por suerte para ‘Chocolatito’ se vino con sus cuatro coronas. Un hecho sin precedentes, según leí, para el boxeo mundial.

Roman "Chocolatito" Gonzalez poses for pictures during a media work out in New York, Tuesday, Oct. 13, 2015. Gonzales will fight Brian Viloria in New York on Oct. 17, at Madison Square Garden. (AP Photo/Seth Wenig)

Todo iba bien en la celebración de la victoria de Chocolatito, hasta que la euforia se disipó, y entonces ya calmada y relajada, recordé que es un hombre violento que golpea mujeres, y de paso, que se renegó a pagar alimentos. Y mi sororidad salió a flote. Y entonces, se me vinieron los conflictos de mujer, madre y feminista. Y la celebración se opacó totalmente.

Se me hace difícil ver a Chocolatito como un ejemplo de ciudadano, hombre, padre y esposo, aunque sea un buen boxeador. Y me indigna ver como las personas olvidan tan rápido. Y no sólo olvidan, sino que quieren borrar en el imaginario, esa parte oscura del campeón. Y cuando alguien la rememora suele ser que esa persona ‘no es nacionalista’, porque parece que ser nacionalista, es perdonarnos todas las ‘metidas de pata’.

Y bueno, es claro que Chocolatito, no es el único hombre en Nicaragua que golpea mujeres. Las estadísticas son claras. Hasta julio se registraban 41 femicidios, cantidad de mujeres violentadas por sus parejas y muertas en sus manos. Así como cantidad de hombres que no quieren pagar Pensiones Alimenticias. Chocolatito, es sólo un ejemplo de cómo esta sociedad disculpa a los hombres, tengan o no tengan coronas.

“Para que anda de pendeja dejándose pegar”, “Es una babosa que no lo deja”, “Fue ella la que lo escogió como padre de sus hijos”, y podría seguir mencionando una cantidad de frases construidas socialmente en la cual las mujeres terminan siendo las culpables de sus desgracias. Y no solo socialmente, sino jurídicamente. El sistema está diseñado para culpabilizarlas.

En casos de violencia mientras la mujer no parezca la ‘típica víctima con los ojos morados, sucia, desgreñada’, es considerada una ‘mujer vengativa’. Recuerdo haber llegado a la Comisaría de la Mujer de la Estación Tres de Policía, dónde hace tres años interpuse una denuncia por violencia psicológica. Ese día tenía una entrevista de trabajo y llegué bien arreglada. La oficial al verme dijo: “ah que alegre que ya está bien y para que venistes”. Ella dudaba de mi testimonio, aun cuando teníamos una decena de testigos, una valoración de Lesiones Psicológicas, constancia de asesoría psiquiátrica y de afectaciones físicas.

Ahí duermen las denuncias el sueño de los justos. Si las mujeres no le dedican tiempo y dinero, no pasaran de ser un simple archivo, como la mía. Porque el sistema está diseñado para cansarlas. Igual pasa con las demandas de Pensiones Alimenticias, aun habiendo un niño o niña alimentado, vestido y bien cuidado por su madre, las mujeres deben ‘demostrar’  que lo están haciendo y que NO se ‘bacanalean’ los mil pesos de pensión. Porque además, las mujeres – madres, parece no deben bacanalear.

El sistema te humilla, te agota y en el peor de los casos te culpa y condena por tu situación. Y recordemos el caso de Farington Reyes, que terminó con una considerable rebaja de pena y finalmente salió libre por el delito de violación, porque el sistema judicial concluyó que Fátima, se lo buscó.

¿Porque ocurrió? Porque EN NICARAGUA NO HAY JUSTICIA PARA LAS MUJERES.  No se trata de Chocolatito, ni de Mayorga, ni de Farington Reyes, ni del padre de mi hijo, se trata que la sociedad. Vos, yo, ellos, ellas, culpamos y disculpamos, mientras el SISTEMA JUDICIAL NO LES HACE JUSTICIA POR LOS DELITOS que se cometen en contra de las mujeres.

#Chocolatito, es eso que llaman ‘un hijo sano del patriarcado’, a quien por sus ‘coronas’ han disculpado sus faltas y delitos. Él es una persona famosa, el resto de hombres violentos son simples mortales, pero #Chocolatito les marca tendencia. Él campeón (al igual que nuestro presidente) personifican la impunidad (y el ejemplo a seguir) de la violencia machista que se ejerce sobre la vida, cuerpo y derechos de las mujeres.

Foto tomada del diario La Prensa.

Texto de Maryórit Guevara G.

Anuncios

3 comentarios en “‘Chocolatito’ y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s